Las ventas en comercio minoristas acumulan una baja de 16,2% entre enero y mayo

Las ventas minoristas pymes retrocedieron 7,3% anual en mayo, a precios constantes, con lo que acumulan una caída de 16,2% en los primeros cinco meses del año.

Las ventas minoristas de las pequeñas y medianas empresas (pymes) experimentaron una disminución del 7,3% anual en mayo, a precios constantes. Esto acumula una caída del 16,2% en los primeros cinco meses del año.

El Índice de Ventas Minoristas Pymes, elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), se basó en un relevamiento mensual entre 1.251 comercios minoristas de distintos puntos del país. Según el informe de CAME, la falta de ventas fue el principal problema reportado por la mayoría de los comercios relevados.

Además, los altos costos logísticos y los problemas de cobranza también afectaron a las pymes. En comparación con el mes previo (abril), las ventas aumentaron un 6,8%, favorecidas por la mayor estabilidad de precios y la reaparición de las ventas en cuotas. En mayo, los comercios pymes enfrentaron desafíos en términos de rentabilidad empresarial debido a los costos de energía, combustible, actualización de alquileres y salarios. Analizando por rubro, cinco de los siete sectores evaluados tuvieron disminuciones en comparación con el mismo período del año anterior.

Solo los sectores textiles e indumentaria, así como calzados, escaparon de las bajas acentuadas en el cotejo interanual. En el sector de alimentos y bebidas, las ventas disminuyeron un 9,4% anual en mayo, acumulando un descenso del 20,9% en los primeros cinco meses del año en comparación con el mismo período de 2023.

Sin embargo, en la comparación intermensual, las ventas aumentaron un 8,3%. Aunque los aumentos de precios fueron más modestos que en meses anteriores, algunos compradores aún enfrentaron dificultades debido a la falta de crédito en tarjetas o limitaciones de efectivo. Por otro lado, en el rubro bazar, las ventas retrocedieron un 10,6% interanual en mayo, acumulando un declive del 16,2% en los primeros cinco meses de 2023 en comparación con el año pasado.

En contraste, el sector textil experimentó un aumento del 14,1% anual en mayo, acumulando un incremento del 7,6% en cinco meses. En la comparación intermensual, las ventas textiles subieron un 4,7%. La estabilidad de precios en la ropa contribuyó a este resultado, y la inaccesibilidad de los importes de las grandes marcas favoreció al comercio de barrio. Sin embargo, preocupa la venta informal y las compras en comercios mayoristas, que en mayo se volcaron a vender más de lo habitual sin requerir más de una unidad.


Share

También te podría gustar...

Deja un comentario

error: Protegido por COPYRIGHT