Le dieron la eximición de prisión a Luque en la causa por la muerte de Maradona

El médico Leopoldo Luque, uno de los dos profesionales investigados como posibles responsables de la muerte de Diego Armando Maradona, no será detenido por el momento, ya que un juez de Garantías de San Isidro le otorgó la eximición de prisión en orden al delito de «homicidio culposo», informaron hoy fuentes judiciales.

La decisión fue adoptada por el juez de Garantías 2 de San Isidro, Orlando Díaz, quien de esta manera avaló el planteo que la defensa de Luque había hecho el lunes pasado, y que ayer amplió en una presentación en la que realizó un pormenorizado descargo sobre la actuación de su cliente y en la que deslindó responsabilidades en otros médicos, en la familia y en el propio Maradona, respecto a su internación domiciliaria.

Según la resolución, a la que tuvo acceso Télam, el juez insistió en que, de acuerdo al análisis de «las constancias reunidas» en el expediente, el hecho debe ser investigado como un «homicidio culposo» y que, en el caso del neurocirujano, «debe primar el principio de libertad ambulatoria durante el proceso».

«En función de la magnitud de la penalidad en expectativa, y dado que correspondería, en su caso, el beneficio excarcelatorio (…) es que se impone acoger favorablemente la solicitud de eximición de prisión, estimando suficiente una caución juratoria a los fines de asegurar el sometimiento a proceso del inculpado», dice la resolución.

De esta manera, Luque permanecerá en libertad en caso de que en un futuro los fiscales de San Isidro a cargo de la causa, Laura Capra, Cosme Iribarren y Patricio Ferrari, pidan su detención por ese delito.

La carátula de “homicidio culposo” (sin intención), contemplado en el artículo 84 del Código Penal y que prevé una pena de 1 a 5 años de cárcel a quien por imprudencia, negligencia, impericia en su profesión causare a otro la muerte, ya había sido fijada por el propio Díaz cuando el domingo pasado otorgó los allanamientos en la casa y el consultorio de Luque.

Hoy, en su resolución, Díaz insistió en que «luego de un renovado análisis de las constancias reunidas hasta ahora en el legajo principal, debo señalar que, en la instancia actual de esta pesquisa, entiendo corresponde mantener aquella significación jurídica».

Los fiscales Capra, Iribarren y Ferrari habían asegurado que aún estaban en una etapa preliminar de la investigación, en plena recolección de prueba y que, por ello, no están en condiciones de definir la plataforma fáctica y menos la calificación.

El juez otorgó la eximición de prisión de Luque «bajo caución juratoria», y lo exhortó a que se presente en el juzgado de la calle Cazón 510, de Tigre, «dentro de los cinco días de notificado de la presente resolución» a firmar el acta y fijar domicilio «bajo apercibimiento de serle revocado el beneficio concedido».

En el primer escrito de la defensa -presentado el lunes y al que tuvo acceso Télam-, la abogada Mara Digiuni sostuvo que pedía la eximición de prisión ante la posibilidad de que su cliente fuera “imputado en la presente causa por el delito de homicidio culposo” y resaltó “su inocencia” y que “ha estado a derecho desde un inicio”.

El segundo escrito ampliatorio, Digiuni y el otro defensor del neurocirujano, Julio Rivas, lo presentaron ayer ante el temor de que los fiscales agraven la calificación y pidan una detención por “abandono de persona seguida de muerte”, con pena de 5 a 15 años de prisión.

“Nuestro asistido nunca puso en peligro la vida o la salud de su amigo y paciente”, “las propias hijas y medicina prepaga le colocaron un clínico para que lo revisara”, “nadie pudo imaginarse ni representarse que su corazón repentinamente fallara”, “Diego Maradona decidía por sí solo” y “Maradona nunca fue abandonado por Leopoldo Luciano Luque”, son las algunas de las frases del descargo asentadas en el escrito.

Los fiscales continuaban hoy trabajando sobre la recolección y el análisis de la numerosa prueba documental médica, las testimoniales, las comunicaciones y los ingresos y egresos en la casa donde falleció el “10” durante los 14 días que pasaron desde que el 11 de noviembre le dieron el alta y el 25 que falleció.

El miércoles pasado, los fiscales Capra, Iribarren y Ferrari regresaron a la casa del lote 45 del country San Andrés para hacer una exhaustiva inspección ocular y junto a un grupo de peritos que hicieron planimetrías, tomaron nuevas fotografías y filmaron todos los ambientes de la propiedad.

Maradona, la mayor figura de la historia del fútbol mundial, murió a los 60 años el 25 de noviembre pasado al mediodía, en una casa que su familia había alquilado en ese barrio de Tigre, a dos semanas de su externación de la Clínica Olivos, donde había sido sometido a una neurocirugía por un hematoma subdural en el cerebro.

La autopsia determinó que el «10» murió como consecuencia de un «edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada» y descubrieron en su corazón una «miocardiopatía dilatada».

Sus hijas declararon en el expediente que todas las cuestiones relacionadas a la salud de su padre eran dirigidas por Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov, los dos profesionales que de acuerdo a un acta firmada por la externación de Maradona -y en la que la empresa Swiss Medical recomendaba internarlo en un centro de rehabilitación- quedaban a cargo de su seguimiento médico.

La investigación del equipo de fiscales, creado por decisión del fiscal general de San Ïsidro, John Broyad, se centra en tres ejes principales: si hubo negligencia médica y por lo tanto un eventual «homicidio culposo», quién tuvo responsabilidades sobre ese posible delito y si la muerte de Maradona se pudo haber evitado. Telam


Share

Desarrollo Zonal

Periódico de Distribución Gratuita en Villa Gobernador Gálvez, Alvear, Pueblo Esther y zona sur de Rosario. TIrada: 5.000 ejemplares. 33 Años informando.

También te podría gustar...

Deja un comentario