Desarticularon una organización criminal dedicada a las estafas telefónicas desde la cárcel.

Agentes de la Policía Federal Argentina desarticularon en las provincias de Córdoba y Santa Fe una organización dedicada a las estafas telefónicas desde el interior de la cárcel.

Las investigaciones comenzaron en mayo del 2020, cuando por medio de llamados telefónicos, diferentes reclusos se hacían pasar como integrantes de la empresa de Posnet/Lapos, solicitando en forma diaria la devolución de crédito por las ventas producidas a diferentes estaciones de la firma YPF.

A través de las exhaustivas pesquisas, los efectivos de la PFA demostraron que las tarjetas vinculadas  pertenecían a las denominadas “TARJETAS ALIMENTAR”, en el Marco del «Plan Alimentar», de las cuales eran titulares dos mujeres oriundas de la ciudad Córdoba capital. Como así también, pudieron establecer la ubicación de los autores de los llamados, los que provenían de la Unidad de Detención N° 7 de la ciudad de San Francisco.

Asimismo se estableció que los internos de la unidad carcelaria en cuestión, poseían una especie de “call center” armado dentro del penal, y que a su vez,  recababan cuentas, en las que dirigían el botín de los hechos a través de transferencias bancarias.

No obstante ello, contaban con la colaboración de miembros externos o “presta cuentas”, receptores del dinero y titulares de los CBU, donde se depositaba lo recaudado de los diferentes ilícitos, lo que era distribuido entre familiares o allegados vinculados a la organización.

Atento a ello y con las pruebas aportadas por los detectives, el Juzgado de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional Federal N° 2 de Lomas de Zamora a cargo del Dr. Luis Antonio Armella, por ante la Secretaría N° 5 del Dr. Maximiliano Callizo, ordenó un total de 27 allanamientos en las provincias de Córdoba y Santa Fe, incluidos los pabellones 2, 4, 6 y 7  de la Unidad de Detención Nº 7 de San Francisco, donde se logró la aprehensión de 13 mujeres, 6 hombres y la afectación  a la causa de 12 reclusos pertenecientes a la Unidad de Detención antes mencionada. Además se secuestraron 2 revólveres calibre 22 y 32 respectivamente, 2 automóviles, 3 motovehiculos, varias tarjetas de crédito y débito, 680.000 pesos y 13 teléfonos celulares.

Los detenidos y los elementos secuestrados quedaron a disposición del juzgado interventor.


Share

También te podría gustar...

Deja un comentario