El personal del ex Policlínico Gomara se moviliza y reclama el pago de sueldos

Fuerzas políticas y sociales se solidarizan con los trabajadores, que marcharán mañana desde el centro de salud para reunirse con Ricci

Los trabajadores del Complejo Comunitario ingeniero Enrique Gomara de Villa Gobernador Gálvez se movilizarán mañana, a las 8, junto con diversas organizaciones sociales y políticas, desde la puerta del centro de salud en conflicto hasta un sitio público de la ciudad a determinar en las próximas horas, donde serán recibidos en una audiencia pública por el intendente local, Alberto Ricci.

Así lo informó ante una consulta de LaCapital Ricardo Nery Dosko, delegado de los 65 trabajadores del Sanatorio Gomara, el que mantiene un preocupante conflicto por el que al personal se le adeudan sueldos, bonos acordados, aguinaldos y otros rubros remuneratorios.

Cabe recordar que el sanatorio, de cinco pisos que se levanta en Oppici y pasaje Dos, es gerenciado por la empresa privada Medicina Ambulatoria Sociedad Anónima (Masa), y hace más de 25 días que no se cubren las guardias y no funcionan los servicios médicos.

“Esperamos también la participación de representantes de las autoridades provinciales”, señaló el delegado, quien destacó su disconformidad por lo actuado hasta el momento por el sindicato de ramo, la Asociación Trabajadores de la Sanidad (Atsa) al señalar que el gremio dilata el conflicto pasando a cuarto intermedio o a nuevas audiencias”.

Ayer domingo por la tarde, los trabajadores en conflicto del Sanatorio Gomara efectuaron un jornada de difusión del conflicto y una colecta para el fondo de huelga en la plaza de la Madre de la vecina ciudad brindando, a cambio de un donativo, el servicio de tomar la presión arterial.

Deuda de Pami

Dosko, que integra el personal administrativo del centro de salud villagalvense, expresó que la deuda que tiene Pami con el sanatorio no alcanza para cubrir la masa salarial adeudada y que en caso de ser abonada serían los últimos fondos que se recibirían. Asimismo indicó que la deuda con los trabajadores supera 1.250.000 pesos y que además de no efectuarse los aportes patronales, hoy no cuentan con obra social.

También destacó el delegado que el cese de la actividad del Sanatorio Gomara deja sin atención de tercer nivel de complejidad a todo el sur del departamento Rosario

Audiencia

Cabe recordar que el pasado viernes se efectuó una audiencia en la sede Rosario del Ministerio de Trabajo provincial en virtud del conflicto. Ese día participaron representantes legales de la administración del nosocomio y dirigentes gremiales de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad de Rosario y el Sur provincial (Atsa Rosario). “Se acordó un cuarto intermedio hasta el martes próximo para que Gomara presente una salida a la situación”, señaló entonces Marcelo Liparelli, secretario adjunto de Atsa.

El sindicato Atsa señaló entonces que “desde el Gomara nos dicen que no tiene fondo para afrontar la situación. Después de la quita de cápitas del Pami, la situación es muy difícil”, e hizo un llamado al municipio de local y al Estado provincial “para que se ocupen del tema. El efector es único en el municipio, ya que no hay una clínica privada de estas características. También pedimos que Gomara encuentre pronto una respuesta”.

Cabe indicar que la gerenciadora Masa posee cuatro efectores en Rosario y la región. La clínica de Urquiza al 1700; la explotación del Policlínico Gomara de Villa Gobernador Gálvez, el Instituto Médico Regional de San Lorenzo y una clínica en Capitán Bermúdez. Los dos primeros son “los de mayor conflictividad”, estando en riesgo laboral unos 150 trabajadores.

“Ambos efectores están sin actividad porque no solo no se ha pagado a personal no médico sino también no se pago a los médicos”, precisó el dirigente gremial de Atsa Rosario.

“Queremos si o sí encontrar una solución, que aparezca algún oferente y, sino, seguir con las acciones legales que ya fueron planteadas, como es en el caso de Villa G. Gálvez de reclamar la solidaridad legal hacía los trabajadores y que se hagan cargo de los salarios adeudados y en la calle Urquiza también hacer cargo a los dueños del edificio, o sea iniciar las acciones judiciales que correspondan mas allá de que aparezca algún oferente que quiera hacerse cargo e los efectores”, disparó Liparelli

Fuente: La Capital


Share