Francisco pidió “luchar contra la plaga” del femicidio

El Papa solicitó “una legislación y una cultura de repudio” contra la violencia machista en Latinoamérica. Las declaraciones las hizo al visitar la localidad peruana de Trujillo

En su segundo mensaje en 24 horas en rechazo a los maltratos contra las mujeres, el papa Francisco pidió este sábado “luchar contra la plaga del femicidio” en Latinoamérica. Además, abogó por “una legislación y una cultura de repudio” ante la violencia. Lo hizo al visitar la localidad de Trujillo, ubicada a 500 kilómetros al norte de Lima, en su segundo día de actividades en Perú.

“Mirando a las madres y a las abuelas, quiero invitarlos a luchar contra una plaga que afecta a nuestro continente americano: los numerosos casos de feminicidio”, planteó el pontífice durante la celebración dedicada a la Virgen que encabezó este sábado en la ciudad de la costa del Pacífico peruano.

Durante la celebración mariana en la que fieles de toda la región norte le llevaron más de 40 imágenes de la Virgen, Jorge Bergoglio enfatizó: “Y son muchas las situaciones de violencia que quedan silenciadas detrás de tantas paredes”.

Como el viernes, cuando desde Lima denunció el “flagelo social de la corrupción en Latinoamérica”, el pontífice volvió a aprovechar su presencia en suelo peruano para enviar un mensaje a la región.

“Los invito a luchar contra esta fuente de sufrimiento pidiendo que se promueva una legislación y una cultura de repudio a toda forma de violencia”, convocó Francisco.

De acuerdo a un informe del año pasado de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) para 2016, fueron 1.998 las mujeres de 17 países de la región (14 de América Latina y tres del Caribe) que fueron víctimas de femicidio.

El viernes, en uno de sus discursos en la selvática Puerto Maldonado, el Papa había pedido “no naturalizar la violencia machista hacia las mujeres”.

“No se puede naturalizar la violencia, tomarla como algo natural. No, no se naturaliza la violencia hacia las mujeres sosteniendo una cultura machista que no asume el rol protagónico de la mujer dentro de nuestras comunidades”, cuestionó el pontífice en su encuentro con pobladores de la ciudad del este peruano.

Tras denunciar la presencia de diversos tipos de “esclavitud” en la zona, expresó su dolor por “constatar cómo en esta tierra, que está bajo el amparo de la Madre de Dios, tantas mujeres son tan desvaloradas, menospreciadas y expuestas a un sinfín de violencias”.

“No nos es lícito mirar para otro lado y dejar que tantas mujeres, especialmente adolescentes, sean pisoteadas en su dignidad”, había expresado.

Francisco inició este sábado su visita a Trujillo, 500 kilómetros al norte de Lima, con una misa para 200.000 personas en la playa de Huanchaco en la que denunció el “sicariato” que azota la región.

Mientras tanto, en las calles de la denominada “ciudad de la primera eterna”, decenas de miles de personas acompañaban al papa en su visita de nueve horas a la región.

Más tarde, el Pontífice recorrió el barrio “Buenos Aires” de Trujillo, uno de los más golpeados por la tormenta tropical de “El niño costero”, que dejó miles de damnificados en todo el país entre diciembre de 2016 y abril de 2017.

En la misa matutina, el Papa destacó la “solidaridad” que tuvo la comuna para enfrentar la tormenta que en 2017 causó graves daños en la zona. “Ustedes, al igual que los apóstoles, conocen la bravura de la naturaleza y han experimentado sus golpes”, les dijo.

“Así como ellos enfrentaron la tempestad sobre el mar, a ustedes les tocó enfrentar el duro golpe del Niño Costero, cuyas consecuencias dolorosas todavía están presentes en tantas familias, especialmente aquellas que todavía no pudieron reconstruir sus hogares”, dijo acerca del temporal que dejó más de 100 muertos y 300 desaparecidos.

Antes de la celebración mariana, como ya había hecho en su gira en Colombia, Francisco se reunió con jóvenes de la fundación pontificia Scholas Occurrentes, que le presentaron las propuestas que salieron de su programa “ciudadanías”, con la “discriminación” y el “centralismo” como problemáticas que más afectan a los jóvenes.

El domingo, Francisco terminará su cuarta gira sudamericana con el rezo del tradicional Ángelus dominical en la Plaza de Armas de Lima, y una misa en la Base Aérea Las Palmas de la capital peruana.

A bordo de un avión de Latam, acompañado por los medios, Bergoglio despegará de regreso a Roma a las 20.45 de Argentina (18.45 hora local).

Fuente: Télam


Print Friendly, PDF & Email
Share