El Ministerio de Trabajo paró los despidos en Unilever

El conflicto se dio a conocer el viernes pasado, cuando la empresa le avisó a los trabajadores que iban a posponer la producción por desinfección, pero anteayer la empresa se comunicó con los representantes gremiales y les avisó de una “reestructuración de personal”.

Luego de que los trabajadores de la empresa Unilever denunciaron 65 despidos “por reestructuración del personal” en la planta de Villa Gobernador Gálvez, el Ministerio de Trabajo provincial dictó este martes la conciliación obligatoria y el próximo lunes a las 12 volverán a reunirse para llegar a una solución definitiva.El conflicto se dio a conocer el viernes pasado, cuando la empresa le avisó a los trabajadores que iban a posponer la producción por desinfección, pero anteayer la empresa se comunicó con los representantes gremiales y les avisó de una “reestructuración de personal”.

Andrés Quisama, secretario adjunto del Sindicato de Jaboneros, dijo a El Ciudadano que “lo positivo de la reunión fue que, de alguna manera, el Ministerio de Trabajo se puso en el lugar de los trabajadores y sostuvo que la empresa está haciendo uso y abuso del poder. Es una empresa que vende millones, no tiene problemas económicos y no pudo fundamentar el por qué de los despidos. En ningún momento nos dijo que había bajado la producción, no hizo uso de la ley, ni del preventivo de crisis que es lo que se debe hacer cuando se da este tipo de situaciones”.

Y agregó: “Unilever es una empresa que vende millones. Esto tiene que ver con las recientes elecciones. El gobierno nacional va por todo, por el trabajador, por la reforma laboral y previsional. Mañana (por hoy) a las 6 vuelve todo a la normalidad. En 15 días tenemos que hablar con la empresa y encontrarle una solución. A priori, todos los compañeros vuelven a sus puestos laborales”, contó el secretario adjunto del gremio.

Quisama advirtió que el volumen de la venta no se perdió y que se trata de “una jugada de la empresa que busca beneficiar a la parte empresarial y se envalentonó con el ajuste y achicar los puestos de trabajo”.

Unilever es una de las grandes firmas multinacionales  de producción y comercialización de consumo masivo, en compentencia con P & G. Tiene 270 empleados que cumplen tres horarios rotativos: de 22 a 6, de 6 a 14 y de 14 a 22. El último turno termina el sábado a las 22.

Quisama además detalló que los productos de la empresa  multinacional están bien posicionados ya que es una marca líder en todo el país y también se vende afuera.

“En 15 días tenemos que hablar con la empresa y encontrarle una solución. Vamos a seguir luchando para que nadie pierda su puesto laboral. No vamos a permitir que ningún trabajador quede sin su puesto de trabajo. No hay que bajar los brazos y eso lo tenemos como bandera”, concluyó el dirigente.

Iván Mazzini es otro de los trabajadores de la fábrica Unilever y sostuvo que la medida que tomaron la tenían pensada.

“No midieron nada. Se burlaron de nosotros, nos dijeron que iban a hacer una desinfección. No había baja en la producción, todo lo contrario”, expresó Mazzini a este diario.

El trabajador de la multinacional dijo que continuarán en pie de lucha y pelearán hasta las últimas consecuencias.

“Esto no va a quedar así. Los trabajadores vamos a estar en Camino del Inmigrante 864 bis (donde está ubicada la planta en Villa Gobernador Gálvez) y vamos a estar dando batalla por todos los compañeros”, concluyó.

UNILEVER EN ALZA

Mientras tanto, la firma Unilever acordó pagar 2.270 millones de euros (2.710 millones de dólares) para comprar la firma de cosméticos Carver Korea para construir un negocio global de belleza. Según la agencia Reuters, el acuerdo está sujeto a la aprobación de las autoridades reguladoras.

La compra de manos de Goldman Sachs, Bain Capital y del fundador de Carver tiene lugar después de una serie de acuerdos en el sector del cuidado de la piel y cosméticos a medida que la firma anglo – holandesa se aleja del negocio de la comida, que se expande más lentamente.

“RETENCIÓN DE TAREAS”

En abril pasado, los trabajadores de Unilever decidieron llevar adelante una medida denominada retención de tareas debido a que la empresa incorporó nueva maquinaria “que ponía en riesgo 27 fuentes laborales y un peligro para la salud y la higiene laboral de los obreros que vieron sobrecargada las líneas de producción, por el retiro de los operarios”.

La “retención de tareas” fue decidida después de varias asambleas y se reactivó la medida luego de que cumplieron con las políticas de seguridad e higiene que “cuida a sus trabajadores”.

SOLIDARIDAD CONTRA EL INTENTO DE DESPIDO

El Movimiento Sindical Rosario manifestó su solidaridad con el Sindicato de Jaboneros de Rosario y repudió el intento de despido en Unilever en la Ciudad de Villa Gobernador Gálvez. “El modelo económico de ajuste, apertura indiscriminada de importaciones, flexbilizador de las relaciones de trabajo y pro patronal de Gobierno Nacional encuentra nuevas victimas”, dijeron. “En este caso son 65 familias que quedan en la calle. No existen justificaciones razonables de empresa ni causas que justifiquen las acciones dispuestas. No hubo procedimientos de crisis ni había mermas en la producción. El accionar empresario solo se apoya en el marco de un modelo que ajusta por la parte mas débil, que son los trabajadores amparados por un gobierno que justifica estas acciones”, sumaron y se declararon en estado de alerta y movilización acompañando todas las medidas que disponga el sindicato.

Fuente: El Ciudadano – por Paola Cándido


Print Friendly, PDF & Email
Share