A votar: ya se define en las urnas un nuevo tablero político nacional

El gobierno enfrenta una elección clave, tras una campaña marcada por el caso Maldonado y el embate judicial contra el kirchnerismo. ¿Podrá ganar Buenos Aires y Santa Fe? La respuesta a esa pregunta determinará en gran parte el escenario que se abre

El gobierno nacional enfrenta este domingo su gran examen electoral de mitad de mandato, en comicios en que se renovará la mitad de la Cámara de Diputados de la Nación (127 bancas) y un tercio del Senado (24 escaños), con un ventaja de partida: con el peronismo fragmentado y la oposición atomizada, Cambiemos es la única fuerza con presencia en todo el país. En la provincia de Santa Fe se votan diputados nacionales y concejales. Los argentinos votan entre las 8 y las 18, en medio de la conmoción que generó la certeza de que el cuerpo hallado en el río Chubut corresponde a Santiago Maldonado. El caso que estuvo presente toda la campaña y sobre todo en el último tramo, cuando incluso se suspendieron actividades públicas ante el peso del horrible desenlace.

Como sea, el oficialismo nacional, que ya hizo una muy buena elección en las Paso, mejorará seguramente su representación legislativa, lo cual le dejará planteado un escenario más favorable para encarar proyectos que el presidente Mauricio Macri considera clave, como las reformas laboral y jubilatoria.

La gran apuesta del macrismo es retener los distritos en los que ya ganó en las Paso (Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Jujuy, San Luis, Neuquén, La Pampa, Entre Ríos, Corrientes y Santa Cruz) y sumar al menos dos distritos en los que salió segundo por poco y que son vitales por su tamaño y por el golpe que una victoria de Cambiemos significaría para el kirchnerismo: provincia de Buenos Aires y Santa Fe.

Buenos Aires –por tamaño y peso político– es, otra vez, la madre de todas las batallas. Allí, en el rubro senadores, compite la ex presidenta Cristina Kirchner, primera por poco en las Paso. Y si bien enfrente tiene a un candidato desangelado como Esteban Bullrich, en realidad allí la campaña oficialista se la cargó al hombro la gobernadora María Eugenia Vidal, la gran estrella de Cambiemos. Habrá que ver si en medio de la polarización logran hacer una elección relativamente digna otros candidatos, como Sergio Massa y Florencio Randazzo, para poder meterse en la grilla de presidenciables de cara a 2019.

En Santa Fe, en tanto, Cambiemos juega con un candidato de poca experiencia pero espera que la marca lo lleve a un triunfo que se le negó en las Paso ante el Frente Justicialista, que lleva a Agustín Rossi y Alejandra Rodenas en los primeros lugares, y aspira a que no tenga fuga de votos que en las internas abiertas fueron a la ex jueza. El Frente Progresista, en tanto, viene de atrás, pero es oficialismo en la provincia e hizo una campaña fuerte para mejorar la performance de su primer candidato, el actual ministro de Producción, Luis Contigiani.

Ganar en los cuatro distritos más grandes (en ciudad de Buenos Aires, con Elisa Carrió, y en Córdoba, con Héctor Baldassi, que arrasó en las Paso) le daría un volumen político inédito a Cambiemos, lo cual seguramente, de darse, animará al presidente Macri a lanzar la reelección más temprano que tarde.

La oposición, en tanto, comenzará el día después y según los resultados un largo proceso de reacomodamientos con el objetivo de encontrar fórmulas que la vuelvan competitiva para enfrentar la disputa por el poder real, en 2019. Dependerá en gran parte de los resultados de este domingo el lugar de Cristina Kichner en ese intríngulis.

Fuente: Rosario3.com


Print Friendly, PDF & Email
Share